El entrenamiento hipopresivo
en el postparto

 

Recuperarse físicamente tras un embarazo y un parto (o cesárea) es mucho más que una cuestión estética. Tanto si el aumento de peso ha sido excesivo como si no, se producen en nuestro cuerpo una serie de cambios que tardan tiempo y requieren un esfuerzo por nuestra parte para recuperar el equilibrio en nuestro organismo.

Una de las zonas que mas resentidas se va a ver tras el embarazo va a ser nuestra musculatura abdominal, a la que hemos sometido a una elongación importante durante el embarazo, y por si esto no fuera suficiente, la manera en la que realizamos los pujos durante el parto (en la mayoría de los hospitales españoles), sobre todo si hemos utilizado analgesia epidural (pujos en valsalva, aguantando el aire dentro), deterioran y debilitan la pared de nuestro abdomen. Si además sumamos que esta zona del cuerpo no se haya recuperado de un anterior embarazo-parto/cesárea, que ya tuviéramos una diastasis previa (separación de los músculos rectos abdominales) y que hayamos tenido la mala suerte de que un iluminado nos aconsejo en el pasado que hiciéramos abdominales de los de toda la vida, tenemos todas las papeletas de que nuestra faja abdominal no esté haciendo su función y que necesite que volvamos a enseñársela. Y es que la consecuencia importante de esto no es que tengamos pancita (que para muchas mujeres también lo será), lo problemático de tener una faja abdominal que no funciona como faja es que la estabilidad del tronco se va al garete y que nuestro suelo pélvico va a sufrir (el pobre, que viene de soportar un aumento de peso extra tras el embarazo y un parto vaginal, para la que el embarazo haya acabado así). Tener una pared abdominal fuerte no sirve para tener tableta de chocolate y enseñarla en verano, sino que aporta un elemento fundamental en el funcionamiento del organismo, en el reparto de las fuerzas ante los aumentos de la presión en el interior del abdomen y en el mantenimiento de la postura.

Actos tan cotidianos como toser, levantar peso, gritar, correr… producen incremento de la presión en el interior de nuestro abdomen que requieren de un buen tono muscular para evitar daños tanto en el, como en el suelo pélvico, que en el caso de las mujeres, es nuestra parte más débil y la otra zona que más sufre por el embarazo y el parto y que debemos cuidar en el postparto. Por ello, no se recomiendan los abdominales clásicos en esta etapa de nuestra vida, porque este ejercicio produce un aumento muy brusco de la presión intraabdominal provocando daños en un periné ya de por si débil.

Por todo esto el entrenamiento hipopresivo es una herramienta muy eficaz en el postparto. Con este método, que combina unas pautas posturales y respiratorias determinadas, conseguimos aumentar el tono del transverso del abdomen, devolviendo a la faja abdominal su función de faja, mientras protegemos y tonificamos el suelo pélvico, devolviéndole su función de suelo. Además reduce centímetros de cintura, aumenta nuestra capacidad respiratoria, ayuda evitar hernias abdominales, disminuye la diastasis de rectos, mejora la postura y previene y mejora la incontinencia urinaria. Eso entre otros muchos beneficios.

En GestaciON activa incluimos el entrenamiento hipopresivo en las clases de fitness ya durante el embarazo, modificándolo y adaptándolo a esta fase, en la que realizamos las pautas posturales y respiratorias, pero sin la apnea, que es una parte del entrenamiento hipopresivo. De esta forma, en el postparto, ya conocemos la técnica y nos resultara más sencillo empezar a realizarlos. Y cuando podemos empezar? Pues fundamental, que nos sintamos bien y con ganas, esto en algunas mujeres será a las 3 semanas y en otras a los 4 meses. Tanto si nunca has realizado hipopresivos, como si ya lo hacías previamente, lo  ideal es que un profesional te valore y te indique la progresión a seguir. Nosotros proponemos dos sesiones a la semana de 60 minutos de duración, tanto en grupo como entrenamiento personal en las que incluimos ejercicios adaptados al postparto para la tonificación del core y un poquito de relajación que siempre viene bien!.

Te atreves a probar?


Categories: Sin categoría

Join event